Sor Inés de San Pablo, Concepcionista de Alcalá de Henares, en 1595 dio origen a la primera cofradía de la Esclavitud Mariana. La nueva devoción iniciada por Sor Inés (esta devoción tiene en San Ildefonso de Toledo, años 606- 667) un antecedente también hispano) se extendió rápidamente. Juan de los Ángeles, OFM., Alvarado, OSB., el Beato, Simón de Rojas, OSST., Bartolomé de los Rios, OSA., Miguel de San Agustín, OC., la popularizaron de varias maneras. Por unos y otros pasa a la Escuela beruliana. Berulle, Olier, Boudon…, y por aquellos y éstos el gran propagador de la misma San Luís María Griñón de Monfort, que es como el exponente cálido y activo de toda esa espléndida floración. San Luís María (1673-1716) conoció la santa esclavitud por el P. Ríos y con sus célebres tratados: La verdadera devoción y El secreto de María la hizo más asequible al pueblo fiel, difundiéndose por todo el mundo.      

 Fray Juan de los ángeles, OFM., trató con la comunidad concepcionista de Alcalá (Monasterio de Santa Úrsula) al poco tiempo de haber fallecido Sor Inés y escribió a las hermanas en 1608: “Muchas gracias doy a mi Señor Dios, hermanas carísimas, y pido a los ángeles y bienaventurados todos se las den en tiempo y en la eternidad por la merced que me ha hecho en darme a conocer ese santo convento y religiosas de él… Y, Al hablar concretamente de la cofradía y del “bien tan grande y tesoro, como es pertenecer a ella”, escribe: “Hallé en este santo convento mucho más de lo que pensaba, de lo muy fino de la contemplación y trato amoroso con Dios; Él sea glorificado, servido y amado para siempre por todas las criaturas” (Libro de la Cofradía”, ff. 1v y 6v).

 

 El P. Bartolomé de los Ríos, religioso Agustino, cursó sus estudios de teología en la Universidad de Alcalá de Henares en 1613, conociendo ahí la Esclavitud Mariana y propagándola por los Países Bajos con su célebre obra Hierarchía Mariana. Rápidamente se extendió por Alemania, Polonia, Italia, Francia, Inglaterra, etc