En el centro de la ciudad y en el corazón de Ia Iglesia...

¡Alabarle será nuestra gloria!

Somos una comunidad contemplativa dedicada a alcanzar la perfección del Amor a Dios y a los hermanos, teniendo por modelo a María Inmaculada.


"Siempre en oración y súplica, orando en toda ocasión en el Espíritu" (1 Pe. 5, 9)

 


"Trabajando para ganar el pan" (1. Ts. 3, 12)

 
 


Estudiando para "saber dar razón de nuestra esperanza" ( 1 Pe. 3, 15)


"Acogiendo como Cristo nos acogió" (Rm. 15, 17)

 

En el espacio silencioso de la clausura del monasterio, que tanto favorece la escucha y guarda de la "Palabra de Dios, que nos da el conocimiento de la Verdad y nos hace libres " (Jn. 8, 32).